domingo, 12 de junio de 2011

CAPITULO 104: WUTHERING HEIGHTS - CUMBRES BORRASCOSAS (1939)





Cumbres Borrascosas (Wuthering Heights) es la única novela de Emily Brontë publicada 1847 bajo el seudónimo de Ellis Bell. Su hermana Charlotte editó una segunda edición póstuma. Es considerada un clásico de la literatura inglesa, siendo el recibimiento inicial de “Cumbres Borrascosas” tibio en el mejor de los casos. Su estructura innovadora, desconcertó a los críticos al ser un relato cronológico en tercera persona, y escrito por un narrador que es un agente externo en la trama de la novela. Algunos críticos contemporáneos a la autora incluso pensaron que éste era un trabajo anterior, menos maduro, de Charlotte Brontë (que había publicado Jane Eyre ese mismo año bajo el seudónimo de Currer Bell). Las críticas posteriores revisaron esta visión, y coincidieron en que la originalidad de Cumbres Borrascosas excedió a la de los trabajos de sus hermanas Charlotte y Anne.
Menos mal que para los críticos era un trabajo inmaduro. Emily Brontë fue educada por su padre, un rector religioso, estudioso literato de filosofía, teología y clásicos. Un padre preocupado por la educación de sus hijas y preocupado por su único varón, una oveja negra que asistía junto a la adversidad a convertir en un infierno la vida de sus hermanas, y fue en el entierro de su hermano cuando a raíz de un enfriamiento falleció Emily a la edad de 30 años. Las hermanas Brontë eran inquietas en un mundo donde la literatura era patrimonio exclusivo de los hombres, ésta es la razón del seudónimo en la época Isabelina y lo asombroso de la genialidad de la novela son los personajes, los cuales representan una evolución desde un carácter vengativo, un anquilosamiento en las conductas de los amos, que ven atacados sus privilegios con la llegada de un extraño. Un recogido al que contrarios a entregar su afecto, llevados por su soberbia, caprichos y resentimiento, templan el corazón de este ser con las ganas de venganza hacia las clases pudientes, sus hermanastros y las dos familias, las cuales han traicionado la idea del amor por encima de las clases sociales, convirtiendo a una piedra sin pulir en un horror de persona, lóbrego, macilento, lacio y vengativo.





Perdido en una tormenta de nieve en un rocoso páramo inglés, un extranjero se topa con Cumbres Borrascosas, la lóbrega mansión del misterioso Heathcliff, un hombre tan torturado por un amor despechado que ha perdido el deseo de vivir. Mientras la tormenta ruge en el exterior, el fatigado caminante escucha fascinado la triste historia de Heathcliff, el antiguo caballerizo, y su inocente amor por Cathy, un espí­ritu libre que nunca llegó a hacer realidad su fiera pasión por él, porque cuando Heathcliff volvió en su busca después de mucho tiempo intentando hacer fortuna, se encontró a Cathy ya casada con un joven de la alta sociedad. El desengaño destrozó el alma de Heathcliff, pero no logró apagar el fuego de un deseo que arderá en sus entrañas por toda la eternidad. Esta galardonada adaptación de la clásica novela de Emily Brontë, con los oscarizados Sir Laurence Olivier y David Niven como protagonistas, acompañados por la hermosa Merle Oberon, es un film que ningún aficionado al cine la puede olvidar.
Film basado en la novela del mismo tí­tulo de Emily Brontë. Los Earnshaw son terratenientes en la Inglaterra del siglo XIX. Un dí­a el padre llega a casa desde la ciudad con un muchacho que se llama Heathcliff (Laurence Olivier). El hijo, Hindley (Hugh Williams), lo rechaza, pero en cambio su hermana Cathy (Merle Oberon) establece una estrecha relación de amistad con él. Después de la muerte de los padres, los jóvenes son independientes y felices, si bien sigue la enemistad de Hindley hacia Heathcliff. Las cosas cambian cuando Cathy comienza a ver a Edgar (David Niven), el hijo de un rico vecino.
Es curioso que nadie se haya dado cuenta que “Cumbres Borrascosas” es el apósito en la herida abierta, el bálsamo en las cicatrices, la oportunidad que ofrece el tiempo en remediar los errores, el amor de una piedra fuerte, salvaje y llena de ganas de ser pulida y educada para ser un señor, nunca un amo, y es también el amor idealista de una joven; el deseo de resarcir a un hombre fuerte, varonil e inculto, alejándole de los misántropos hacía el hombre inferior en clase social y capaz de abrazar a la ilustración y la cultura. El derecho de todos a ser educados.




Uno de los títulos más emblemáticos del cine romántico, que adapta con sapiencia la famosa novela de Emily Brontë, no en vano el resultado es obra de una buena reunión de talentos del Hollywood dorado (Samuel Goldwyn a la producción, William Wyler a la dirección, Ben Hetch/Charles MacArthur en el guión, Gregg Toland en la fotografía, música de Alfred Newman) encabezada por la interpretación de un excelente Laurence Olivier.
El film despliega una atmósfera pasional, melancólica y hasta cierto punto lírica gracias a la idónea utilización y significación de los elementos naturales; está construido principalmente en base a los impulsos amorosos y caprichos materialistas de la protagonista femenina, más que en la interactuación de los diferentes personajes (a excepción del dúo principal) confluyentes en esta intensa historia. Narrado en flashback y ubicados en la campiña inglesa, “Cumbres Borrascosas” va desarrollando las ansias sentimentales de Heathcliff (Laurence Olivier), un mozo de raza gitana criado desde niño en el hogar del señor Earnshaw que lentamente se irá enamorando de Cathy (Merle Oberon), la hija de su nuevo mentor. Cuando crezcan, este amor perdurará pero la naturaleza voluble en el aspecto sentimental de Cathy y sus deseos de grandeza, harán que se case, para desesperación de Heatcliff, con el adinerado Edgard Linton (David Niven).






Temas confluyentes en este amargo relato emocional son, además de los inherentes a cualquier obra romántica como la obsesión o el recuerdo amoroso, un miramiento al choque de clases, la atracción por la apariencia y la descripción de los mecanismos emocionales de sentimientos universales y atemporales como la venganza, la amargura o el odio. “Cumbres Borrascosas” obtuvo 8 Nominaciones a los Premios Oscar (Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor Principal, Mejor Actriz de Reparto, Mejor Guion Adaptado, Mejor Fotografía en blanco y negro, Mejor Dirección Artística y Mejor Banda Sonora).

No hay comentarios:

Publicar un comentario