jueves, 28 de abril de 2011

CAPITULO 59: STAR WARS: EPISODE VI: RETURN OF THE JEDI - STAR WARS: EPISODIO VI: EL REGRESO DEL JEDI (1983)



La trilogía galáctica de Lucas llegaba a su fin. Ya sólo quedaba una entrega, pero para realizarla tuvo que volver a enfrentarse a varias adversidades. En el primer film le dejaron pasar el no utilizar créditos al principio, pero cuando vieron que en el segundo ocurría exactamente lo mismo el sindicato de directores le impuso una multa. Lucas, enfadado con ellos, decidió abandonarlo. Eso hizo que no pudiera contar con su primera opción para dirigir la última película de la Trilogía, Steven Spielberg. Desde un inicio se barajó otros nombres, incluido el de David Lynch, hasta que el director Richard Marquand fue el escogido, por George Lucas -que continuó ejerciendo de guionista y productor- para dirigir esta tercera entrega de “Star Wars” y de poner en imágenes la visión personal del universo de George Lucas y las hazañas de los tres personajes principales, encarnados por Mark Hamill (Luke Skywalker), Carrie Fisher (Leia Organa) y Harrison Ford (Han Solo), que resolverán de manera definitiva su triángulo amoroso.

Entre Marquand y Lucas existió cierta tensión, al contrario de lo que sucedió en la anterior que Kershner dirigió, aquí Lucas se encontraba en el rodaje casi todos los días guiando a Marquand, incluso se rumoreó que fue él quien dirigió la cinta en realidad. El rodaje finalizó y pasó por la postproducción de efectos especiales para estrenarla en la fecha prevista. Se realizó un montaje con final alternativo en que Lando Calrissian moría a bordo del Halcón Milenario, cosa que no gustó y fue sustituido por el final conocido. La historia fue escrita por George Lucas y el guión fue escrito por él mismo y por Lawrence Kasdan con contribuciones no acreditadas de David Webb Peoples y Marquand. Howard Kazanjian sirvió como productor.

Con la tercera entrega de la saga de Star Wars, George Lucas puso fin a la primera trilogía filmada de lo que él concibió como una serie de nueve episodios. “El Regreso del Jedi”  vuelve a separar la trama en dos direcciones distintas: por un lado la batalla de la Alianza Rebelde en la luna de Endor y, por otro, la batalla personal de Luke Skywalker para lograr la maestría Jedi, su lucha con Darth Vader por intentar hacerlo volver del lado oscuro y su intento de destruir al Emperador Palpatine.

La producción requirió el uso de los nueve sets de los Estudios Elstree. Aparte de los estudios también se rodó en distintas localizaciones, como Yuma, Arizona, para las escenas del desierto de Tatooine, Crescent City y Smith river en California junto con el parque estatal de Jedediah Smith Redwoods en el condado de Humboldt para las escenas de Endor.
Con un presupuesto que triplicaba el de la primera cinta y que demuestra el creciente éxito de la trilogía inicial, “El Regreso del Jedi” continúa con los elementos que han convertido a la serie en ejemplar para la historia del cine y un clásico y referencia dentro del género de fantasía. La aventura, la fantasía, el humor y el romanticismo se unen, una vez más, arropados por espectaculares efectos especiales, con la incorporación destacada de nuevos y extravagantes personajes y continuando con el legado familiar de los protagonistas. La cinta llegó a los cines seis años después del primer film, el 25 de Mayo de 1983.






Darth Vader llega en su lanzadera a la nueva estación imperial exigiendo más rapidez en su finalización. Su presión hacia sus hombres se acrecienta con la sorpresa de que el Emperador en persona la visitará en breve para poner a prueba su potencial.
C3PO y R2-D2 se dirigen al Palacio de Jabba, el Hutt, para entregarle un mensaje de Luke Skywalker mediante el cual solicita la liberación del capitán del Halcón Milenario. El repugnante y orondo gánster se ríe de la propuesta de Luke pero acepta el regalo que le ha mandado, a los propios androides. 3PO pasará a ser el nuevo intérprete de Jabba, mientras R2 servirá en la carroza real. Poco después aparece un cazarrecompensas con Chewie capturado y solicitando su premio. Mientras todos duermen por la noche el cazarrecompensas librará a Han descubriendo ser Leia. Jabba los sorprende encerrando a Han en las mazmorras y tomando a la Princesa como su nueva concubina. Luke aparece en los aposentos de Jabba presentándose como caballero Jedi y reclamando la liberación de sus amigos. El malvado Jabba echa a Luke a la guarida del Rancor, una peligrosa criatura a la que el joven Jedi derrota para pasar a ser capturado y condenado a muerte junto a Han y Chewie.

Luego los tres amigos son conducidos por el desierto de Tatooine al lugar en donde se encuentra Sarlacc, una bestia que devora todo cuanto entra en sus dientes digiriéndolo durante mil años. Luke pide calma a Han, que sigue ciego debido a los efectos de la hibernación, comunicándole que todo está bajo control. Lando se encuentra infiltrado entre los cazarrecompensas de Jabba y R2 está preparado para cuando Luke dé su señal. Luke es llevado a la plataforma desde la cual se cae a la boca de Sarlacc para dar la señal al pequeño droide para que le dé su sable láser, momento en el cual se desatará el caos. Luke derrota a los hombres de Jabba que se encuentran en el transporte en donde se encuentran, mientras Han vence accidentalmente a Boba Fett e intenta salvar a Lando, que ha caído a las fauces de Sarlacc. Leia ahoga a Jabba y escapa junto a sus amigos, que ponen rumbo donde se encuentran los rebeldes. Solo Luke hará un pequeño alto en el camino para cumplir una promesa.

Palpatine es recibido por todas las tropas imperiales a su llegada a la Estrella de la Muerte. Vader le comunica que todo está saliendo según lo planeado y que la estación estará lista para la fecha prevista. El Emperador demuestra estar más que complacido con la noticia pero sigue pensando en el joven Skywalker, a quien quiere atraer al Lado Oscuro. Vader declara estar impaciente por volver a encontrarse con Luke, pero el Emperador le recomienda tener paciencia, mientras tanto le ordena marcharse a la nave comandante y ordenar a sus tropas en Endor que se establezcan al otro extremo de donde se encuentra el escudo reflector.

Luke visita a Yoda por última vez. El maestro Jedi se encuentra muy debilitado, anunciando que ha llegado la hora de marcharse. Luke recibe la noticia de que ya no necesita más adiestramiento, con lo que piensa haber alcanzado definitivamente el rango de Caballero Jedi, cosa que Yoda no tarda en negarle, pues aún le falta una última tarea, Vader. Debe enfrentarse a Vader, solo así demostrará ser un Jedi. La incertidumbre sigue presente en Luke y le hace preguntar a Yoda si efectivamente Darth Vader es su padre, a lo que el viejo maestro responde afirmativamente y le dice que hay otro más. Yoda fallece y aparece el espíritu de Obi-Wan que narra a Luke cómo su padre, Anakin Skywalker, dejó de ser una buena persona para convertirse en lo que ahora era. El otro al que se refería Yoda en sus últimas palabras es la hermana melliza de Luke, quien no tarda en adivinar que se trata de Leia. Obi-Wan le dice que por su seguridad tuvieron que separarlos al nacer.

Los rebeldes han conseguido hacerse con los planos de la nueva Estrella de la Muerte y la forma de desactivar su escudo protector. Una pequeña avanzadilla deberá introducirse en la Luna de Endor y desactivar el escudo. Han se ha ofrecido voluntario para dirigir al grupo. Junto a él irán Chewie, Leia, Luke y los droides. En el bosque se encontrarán con un grupo de soldados imperiales que los descubrirán. Leia y Luke subirán a un Jet Speeder y lograrán detener a los soldados separándose. La Princesa caerá de su Jet y se encontrará con una pequeña criatura peluda llamada Wicket y perteneciente a la tribu de los Ewoks. Los demás miembros del equipo también conocerán a los Ewoks al caer en una de sus trampas. Guiados a su campamento las pequeñas criaturas rendirán pleitesía a 3PO al creerlo un Dios y se convertirán en aliados. Luke siente la presencia de Vader y decide abandonar al grupo para llegar ante él, no sin antes confesar a Leia que son hermanos.

La flota rebelde se pone en posición de ataque convenida de que Han desactivará con su equipo el escudo protector, sin embargo se encuentran con la sorpresa de que el Emperador había planeado todo y de que la estación imperial se encuentra en funcionamiento. Las naves rebeldes, con Lando en el Halcón Milenario a la cabeza, combatirán a los destructores imperiales para así escapar del rayo destructor de la Estrella de la Muerte. Mientras tanto, en tierra, el grupo liderado por Han y Leia ha sido apresado, pero los pequeños Ewoks intervienen en el combate y los ayudan a derrotar a las tropas imperiales consiguiendo desactivar el campo de fuerza que protege a la estación imperial y otorgando a Lando la oportunidad de destruirla.






Luke es llevado ante el Emperador por su padre, Darth Vader, sobre el que tiene esperanza de que siga existiendo el Bien. Mientras la batalla trascurre en Endor, Palpatine tentará a Luke de utilizar su poder y destruirlo para así salvar a sus amigos. Aunque lucha contra sus emociones Luke finalmente empuña su sable láser y combate contra Vader, quien, siguiendo las órdenes del Emperador intenta seducirlo al Lado Oscuro mientras combaten. En un ataque de furia motivado por el conocimiento que tiene Vader sobre su hermana, Luke ataca sin compasión al señor del Sith hasta cortarle la misma mano que él le cortó en su combate en Bespin. Luke se detiene y observa a su padre derrotado a sus pies. Él no es un asesino, eso lo llevaría al Lado Oscuro. Es un Jedi, como lo fue su padre, y por ello se niega a matar a Vader. Ante esa reacción el Emperador utiliza los poderes del Lado Oscuro y somete a Luke a una dolorosa tortura. Vader observa como su hijo sufre, lo cual le hace matar al Emperador lanzándolo por el eje del reactor.

La Estrella de la Muerte ha sido destruida. Los Rebeldes han ganado. Han, preocupado porque Leia se sienta atraído hacia Luke le dice que si es así él no se inmiscuirá, pero la Princesa le dice que Luke es su hermano y le besa dejándole claro el amor que siente por él. Luke quema el cuerpo de su padre en el bosque. La alegría se apodera de toda la Galaxia. El joven Jedi se reúne con Leia y los demás en el campamento Ewok teniendo la bella visión de Obi-Wan, Yoda y, por fin, su padre cómo espíritus de la Fuerza. El equilibrio ha llegado al Universo. Es el momento de una nueva etapa para la Galaxia.

La Saga ideada por George Lucas llegaba a su fin, temporalmente como años después se vería. La cinta tenía como aliciente el dar respuesta a las cuestiones planteadas en el anterior film, como la relación entre Luke y Leia o la incertidumbre de saber si, efectivamente, Vader es padre de Luke.

Darth Vader vuelve a ser el amo de la función, y es en esta cinta donde adquiere definitivamente la categoría de personaje trágico que ya apuntaba en el anterior film. La mayor sorpresa de esta tercera entrega (sexta a nivel cronológico) no es el saber que Luke y Leia son hermanos (que también aporta riqueza a la historia y otorga a la Saga el calificativo de Historia Familiar) sino que Vader acaba siendo el héroe y el Jedi al que el título se refiere, pues vuelve a los caminos de la Fuerza.

Richard Marquand intenta llevar a cabo la cinta de la manera más eficiente posible, y lo cierto es que al principio consigue enganchar, con toda la secuencia en el Palacio de Jabba y la batalla sobre Sarlaac, pero una vez sucede eso todo produce una sensación predecible, recordándonos hechos de otras cintas. Ya en la secuencia de Jabba hay un claro guiño a la primera cinta cuando Luke vuelve a escapar con Leia saltando de la carroza real al transporte en donde se encuentran sus compañeros antes de que explote. Parece que la primera cinta sirve de inspiración a esta, demostrando una ligera falta de ideas, ya que recuperan a la Estrella de la Muerte y vuelve a haber una reunión rebelde en donde se explica cómo destruir la estación estelar. El Duelo entre Luke y Vader es más emocional que el de “El Imperio Contraataca” debido a que ambos saben ahora que son padre e hijo, pero no llega a poseer la fuerza que tenía el de la cinta dirigida por Kershner.

A pesar de eso la cinta vuelve a ser una gran aventura espectacular y tiene secuencias memorables como la persecución por los bosques de Endor en los Jet Speeder o la enorme secuencia final de la batalla. El momento en que Vader se debate entre seguir a su Señor o salvar a su hijo es de lo mejor de la Saga, con ese instante en que el caballero oscuro eleva al Emperador, subrayado mediante los acordes de Williams, como el momento más emocionante del film.






John Williams vuelve a mostrarse como una pieza clave para que la cinta adquiera fuerza, en especial en el tramo final, en donde utiliza coros para acentuar la emoción del combate entre Vader y Luke. Si en la anterior cinta se narraban en paralelo dos hechos (el duelo entre Vader y Luke con la huida de Leia y compañía de Bespin) en esta ocasión se llegan a narrar tres, como ya se dijo antes. El gran duelo entre padre e hijo se monta junto con la batalla en la luna de Endor, tanto con la espacial como con la terrenal.

La cinta volvió a barrer en taquilla y recibió 4 Nominaciones a los Premios Oscar de la Academia (Mejor Banda Sonora, Mejor Sonido, Mejor Montaje de Sonido y Mejor Dirección Artística), ganando uno especial por los Efectos Especiales. “El Retorno del Jedi” es una buena cinta de aventuras jamás vistas y que pone fin a la Space Opera de George Lucas de manera correcta. Parecía que no volveríamos a disfrutar de más “Star Wars”, pero en 1999 la Fuerza regresó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario